Banner superior
Inicio » Cronicas » i ruta reserva de saja y besaya
     
  I RUTA RESERVA DE SAJA Y BESAYA
  Eduardo Celdran Oteo   11,12 y 13 de Julio
 
  Un paseo por Cantabria... Infinita!!!!
       
 

 

Hacía mucho tiempo que no volvíamos al norte de España. Y en esta ocasión habiendo conseguido un permiso especial, para circular por la reserva, gracias a la colaboración de la Dirección General de Montes y Conservación de la Naturaleza, hemos podido realizar esta ruta.

 

Nos instalamos durante todo el fin de semana en el estupendo y recomendable Hotel & Spa La Reserva en Renedo de Cabuérniga (Cantabria).

 

El jueves, nos dábamos cita un grupo más reducido y el viernes llegarían el resto que no disponían del día extra.

 

El viernes iniciamos nuestra ruta, ascendiendo al curioso monte A y al Collado Carmona. La ascensión ya merecía la pena por las vistas. Una vez cruzada la carretera continuábamos por pistas de gran altura, hasta la caseta de Vigilancia de Peña Sagra. Donde podíamos tocar las nubes.

 

A continuación la pista descendía hacia el pueblo de Santotis y Tudanca, donde una ligera llovizna, nos hizo pensar donde organizar la comida.  Así que contactamos con el bar local, que nos organizó las mesas en un momento, mientras visitábamos “La Casa museo de Jose Maria Cossio”.

 

Ensaladas, patatas guisadas, embutidos, patatas fritas con chorizo y huevos… Y eso que no tenía comida para todos… Como siempre genial.!!!

 

Por la tarde con el estómago lleno ascendíamos al Collado Abellán por una pista en escalera. Arriba los perros pastores nos esperaban entre la niebla. La pista ahora nos llevaba hasta San Sebastián de Garabandal, donde hicimos una parada para visitar el santuario de San Miguel. De nuevo en ruta terminábamos los tramos de pista en Cosio. Para y por carretera volver al hotel atraves de Puentenansa. Pero no sin antes ascender de nuevo el Monte A, por otra pista preciosa entre árboles. Saliendo en Ruente, junto al hotel y la gasolinera.

 

El resto de la tarde, paseo, cervecitas, charla y Spa. Poco a poco fueron llegando más amigos, hasta completas el cupo. Ya por la noche dando un paseo cenamos el otro establecimiento muy recomendable “El Roblón de Cabuérniga”.

 

EL sábado, nuestra ruta nos llevaba, en primer lugar, hasta Bárcena Mayor, un precioso pueblo, donde estuvimos dando un paseo, tomando un café y comprando productos típicos.

 

Ya en ruta pusimos rumbo a “La Cruz de la Fuentes” remontando el rio Argoza. Un bosque precioso, que nos acompañó hasta que cogimos altura suficiente. Un pequeño almuerzo en la cruz, sirvió para hacer el Break matutino. Y continuar hasta Argüeso, ya fuera de los límites del Parque.

 

Muy interesante resulto la visita a su castillo, excelentemente conservado. Tras la visita y aprovechando el buen tiempo y el merendero de la localidad, celebramos una comida muy cordial y divertida. Con guerra de agua incluida.

 

De nuevo en marcha por un estrecho camino accedimos hasta el Poblado Cántabro. Donde nos explicaron perfectamente el modus vivienda de ese pueblo.

 

De nuevo en pista, fuimos descendiendo en busca de la Mina de Lápiz, junto a la localidad de Saja. Que da nombre a este Parque Natural.

 

Ya en el hotel repetíamos la jugada de la tarde anterior, unos a tomar algo y charlar animadamente y otros a disfrutar del SPA. Algunos incluso repetían…

 

La cena de nuevo el “El roblón de Cabuérniga” se alargó hasta altas horas, con una copa y animada charla.

 

El domingo, Salimos para completar nuestra última travesía, en dirección al corazón de picos de Europa. Ruta que resulto espectacular, por las vistas y por los pasos entre valles, por pistas más estrechas.

 

Una vez en Puentenansa, tomábamos la pista, coincidiendo con un grupo de ciclistas, que subían un collado, impresionante, hasta para subir en coche, con que en bici, inhumano…

 

Cumpliendo el horario estrictamente, llegamos a Potes, con tiempo para visitar sus calles y tomar un aperitivo, antes de la comida final.

 

Un cocido lebaniego en el restaurante Los Llanos. En la carretera a Fuente De. Tras el café, y el sorteo de regalos, despedíamos la ruta.

 

Pero al ser pronto algún animado, aun subió al teleférico de Fuente De, para coronar una espectacular ruta.

 

Nos vemos en la próxima…

 

Texto y fotos: Eduardo Celdran Oteo